Menú Cerrar

5 Puntos a considerar antes de contratar a un consultor para tus certificaciones ISO

Ya conoces los beneficios que obtiene tu negocio al obtener las certificaciones ISO. Sin importar el tamaño de tu empresa, contar con un certificado por la Organización Internacional de Estandarización te otorga una ventaja competitiva automáticamente.

Tal como California’s Manufacturing Network presenció con la empresa Luminit, un proveedor global de soluciones avanzadas de gestión de luz con sede en Torrance, California. Después de experimentar un crecimiento significativo, Luminit quiso actualizar su certificación ISO 9001 en 2011 para mejorar su SGC (Sistema de Gestión de Calidad) para mejorar la satisfacción del cliente, aumentar los ahorros en costos y un cumplimiento más sólido.

Después de completar la capacitación en pocas semanas, la compañía renovó con éxito su certificación ISO 9001 y, a partir de entonces, informó mejores resultados financieros y de productividad. 

¿Acaso no quieres estos resultados para tu empresa? 

Pues el primer paso es contratar a un consultor o empresa consultora para que guíe de la mano a tu negocio hacia las certificaciones ISO. Por supuesto, hay distintos puntos que debes considerar antes de contratar a un consultor. Estos son:

1- Experiencia en tu sector 

Indaga acerca del historial de clientes de tu consultor o empresa de consultoría. Idealmente, este debería tener experiencia en el mercado en el que se mueven tus clientes y tu empresa. No es lo mismo (en cuestión de sistemas y procesos) asesorar a una empresa manufacturera, que a una empresa de servicios. 

Evita contratrar horas de consultoría en lugar de un proyecto con objetivos claros, a menos que tengas todo bajo control y la intervención que requieres del consultor sea muy puntual. Pero si lo que requieres es un servicio que te guíe, capacite, apoye a generar la documentación y a asesorarte sobre la correcta implementación; lo mejor será que se consideren objetivos, entregables y posteriormente tiempo de ejecución, el riesgo de no hacerlo así es que el proyecto puede requerir mayor inversión y tardarse más tiempo del planeado.

2- Tiempos realistas

Evita que logren venderte en base a los tiempos, muchas empresas de consultoría o consultores quieren crear una ventaja competitiva; la manera más sencilla es vendiendo tiempos que no son realistas. Es importante mencionar que los proyectos de consultoría ISO tradicionales duran generalmente entre 3 y 6 meses. Debes estar consciente que si, por ejemplo, algún consultor intenta hacer en dos meses; la carga de trabajo es considerablemente mayor.

3- Define tus metas

Los proyectos ISO generalmente se reducen a dos objetivos: certificarse o adoptar las certificaciones ISO. Las organizaciones que desean certificarse sólo están interesadas en un pedazo de papel al final del día. Las organizaciones que desean adoptar ISO quieren asegurarse de que todo esté alineado y el negocio esté completamente inmerso en las regulaciones de ISO.

Si tu empresa está buscando solo obtener la certificación, no importa mucho qué tipo de consultor contrates. Una organización simplemente debe asegurarse de que el consultor tenga un buen historial al ayudar a las agencias a certificarse y luego elegir la que mejor se adapte a la organización. 

Existen dos clases de organizaciones, por un lado, las que buscan obtener un certificado afectando lo menos posible su forma de operar; y por otro lado, las que conciben al certificado como un resultado de haber adoptado las buenas prácticas que proponen las normas ISO. Cualquier que sea el caso es muy importante que se tenga claro lo que se busca y se revisen los alcances del servicio y las competencias y experiencia del consultor de acuerdo con la meta que se desea alcanzar.

4- Facilidades 

Este es un punto pocas veces considerado. Uno de los objetivos de la empresa de consultoría o consultor, es brindarte las mayores facilidades posibles. Tu equipo de trabajo estará tendiendo carga extra; por lo que será indispensable que la modalidad de trabajo del consultor sea flexible y se adapte a las necesidades y condiciones de la organización. No dudes en preguntar acerca de las facilidades o comodidades que pueden brindarte.

5- Evalúa opciones

¿Qué opción elegir? Es una pregunta compleja, pero debes considerar evaluar distintas opciones. Elegir la que más le conviene a tu empresa está en tus manos; así que asegúrate de preguntar, de investigar y de elegir la opción que tú sientas puede ser la más conveniente para tu empresa.

¿Quieres crear una ventaja competitiva notable y ganar confiabilidad externa? Vas por el camino correcto. 

Y en caso de que te preguntes acerca de cómo puedes hacerlo aquí en México, la respuesta la tienes en tus manos también. En Sperto Negocios tenemos servicios de capacitación, consultoría en implementación y auditoría que podemos adaptar a tus necesidades. .

¿Qué te parece si programamos una cita para platicar al respecto?

Contáctanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *